WABI SABI
“Belleza de la imperfección”

WABI SABI <br>“Belleza de la imperfección”

De origen Japonés, wabi-sabi es una estética que tiene a la naturaleza y su poder regenerador como referente. Su estilo simple radica en apostar por pocas piezas pero muy bien escogidas bajo las consignas de la imperfección, la autenticidad, lo inacabado y lo natural.

Es un paradigma estético y filosófico, ya que otorga una dimensión espiritual a la vida y al arte de vivirla.

Para la elección cromática se basa en tonos claros, neutros o apagados que nacen de la naturaleza y sugieren el paso del tiempo, uso y desgaste. Se ocupan tonos marrones, beiges, blancos, grises, verdes… y para la elección de los materiales, estos suelen ser orgánicos y naturales, como el lino, lana, algodones, yute, bambú y madera.

Hay un valor único y especial que entregan los defectos, imperfecciones, rugosidades y materias en su estado natural. El estilo wabi-sabi pone en valor la belleza de lo inacabado y la aleatoriedad de la naturaleza y por eso utiliza piezas de mobiliario con acabados rústicos.

Los materiales patinados, agrietados y desgastados muestran sus defectos, por eso se dejan a la vista, sin ocultar, las grietas en las paredes de yeso desgastadas, las hendiduras en los objetos y las otras marcas que el tiempo plasma ya que añade valor, porque en la imperfección se encuentra la autenticidad.

Pliegues, dobleces y rugosidades naturales se respetan en este estilo, y no solo en los tejidos. El wabi-sabi busca enviar energía positiva a través de todos los medios posibles, también en paredes, muebles y suelos. Por eso no reniega de texturas oxidadas, arrugadas decapadas o sin pulir.

En esta estética de decoración sobria y austera se consigue el equilibrio contrapesando volúmenes y haciéndolos jugar con los materiales y la luz. La falta de simetría y la irregularidad son la base para crear una decoración de interiores honesta y relajada.

Como conclusión, las cosas gastadas sobrevivieron para "llevar las marcas del tiempo, precisamente porque fueron muy bien cuidadas a lo largo de los años". Wabi-Sabi no es un "estilo" decorativo, sino una forma de pensar.